cabecera Facebook de BiogeografíaEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
Una sociedad crece bien cuando las personas plantan árboles cuya sombra saben que nunca disfrutarán (Proverbio griego)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.3. FORMACIONES NATURALES (Continuación)


Clasificación de Brockmann-Jerosch & Rübel (1912, 1919)

H. Brockmann-Jerosch y E. Rübel (1912, 1919) realizaron una clasificación ecofisionómica de las formaciones vegetales muy completa y compleja, que aún se sigue utilizando. José Manuel Rubio Recio usó esta clasificación para describir la vegetación de España en su libro Biogeografía: paisajes y vida vegetal (1989).

H. Brockmann-Jerosch y E. Rübel agruparon en su clasificación a las formaciones vegetales del planeta en cuatro grupos o unidades de orden superior: lignosa (subdivida en silvas y fructiceta), herbosa (subdivida en aquiherbosa y terriherbosa), deserta (Rubio, 1989; Ferreras, 1999; Rivas Martínez, 2005) y errantia (éste último según Alcaraz, 2008). Estos grupos se dividen en diferentes clases que se nombran usando palabras latinas o latinizadas a las que se agrega un prefijo que describe los caracteres fisionómicos y/o climáticos de la formación, y un sufijo que indica la estructura de la formación (-lignosa, leñosas; -silva o silvae, bosques; -fruticeta, arbustos o matorrales; -herbacea, herbáceas; y -deserta, formaciones de desiertos o de medio inhóspitos y/o alterados).

A pesar de ser una clasificación claramente fisionómica, posee características bioclimáticas. En ella, existen relaciones claras entre las formaciones potenciales y las grandes zonas bioclimáticas (biomas) del globo. Esto hace que se pueden establecer predicciones del tipo de formación potencial, teniendo en cuenta los principales rasgos climáticos, y viceversa (Alcaraz, 2008). Lo malo de la división de Brockmann-Jerosch y E. Rübel es que en ella no se diferencia entre formaciones naturales y formaciones antrópicas, y que no se tienen en cuenta las formaciones mixtas (de árboles con arbustos o de arbustos con herbáceas).

Clases

Formaciones

Nombres comunes

Lignosa incluye formaciones de plantas leñosas dominadas por árboles (silva) o por arbustos (fruticeta). Se subdividen en siete formaciones fisionómico-ecológicas agrupadas por su aspecto estructural y por sus semejanzas mesológicas, geográficas y sucesionales.

Pluvilignosa o
pluviilignosa:

Pluvisilva (bosques) y pluvifruticeta (arbustos), tropicales-ecuatoriales de lluvias con hojas siempreverdes glabras y yemas no protegidas. Se desarrollan en lugares sin estación desfavorable.

Selvas tropicales y ecuatoriales

Laurilignosa:

Laurisilva (bosques) y laurifructiceta (arbustos) tropicales o subtropicales de hojas perennes, lauroides, siempreverdes glabras y verdinegras, dispuestas perpendicularmente a la luz, y con las yemas bien protegidas. Algunos ejemplos de bosques de laurisilva son las yungas andinas de nieblas y los bosques subtropicales o bajotemplados lauroides de China.

Bosques de lauráceas

Durilignosa:

Durisilva (bosques) y durifruticeta (fruticetas) de hojas esclerófilas y coriáceas, siempreverdes, resistentes a la sequía y adaptadas a las lluvias estacionales y al clima mediterráneo. Los ejemplos más característicos son los bosques de encinas y alcornoques.

Bosque mediterráneo
Matorral mediterráneo

Ericilignosa:

Ericifruticeta formaciones arbustivas en la que abundan los fanerófitos de hoja ericoide. No existen bosques en la ericilignosa. Se desarrollan en climas oceánicos desde los trópicos hasta las zonas polares, y en montañas tropicales.

Matorrales de ericáceas o landas

Aestilignosa:

Aestisilva (bosques) y aestifruticeta (arbustos o matorrales), templadas y subtropicales con plantas con hojas planifolias y caducifolias que pierden las hojas en el frío invierno. Son propias de países templados y fríos, oceánicos o continentales, así como de las montañas subtropicales o templado-cálidas no muy continentales. Algunos ejemplos de aetisilva son los bosques de robles, hayas, carpes y arces; y de la aestifruticeta son los matorrales de ericáceas (brezos) y de papilionáceas (tojos, escobas, piornos...).

Bosques y matorrales templados-oceánicos

Hiemilignosa:

Hiemisilva (bosques) y hiemifruticeta (arbustos) tropicales que pierden la hoja (total o parcialmente) durante el periodo seco del año. Son propios de países tropicales con una estación seca o carente de lluvias.

Sabanas

Aciculilignosa:

Aciculisilva (bosques) y aciculifruticeta (arbustos) de hojas aciculares o escuamiformes verdes todo el año.

Bosque boreal de coníferas y taiga

Herbosa comprende formaciones dominadas por especies herbáceas. Se dividen en dos grupos en función del agua disponible en el suelo: aquiherbosa y terriherbosa.

Aquiherbosa:

Formaciones herbáceas dependientes de una capa de agua subterránea, fretatica, o superficial. Incluye las clases sphagniherbosa, submersiherbosa y emersiherbosa.

Sphagniherbosa:

Formaciones propias de tremedales o turberas de esfagnos (Sphagnum).

Vegetación de turberas

Submersiherbosa:

Praderas natantes o arraigadas, sumergida o parcialmente flotantes en aguas marinas o continentales.

Plantas acuáticas

Emersiherbosa:

Prados y juncales con las raíces arraigadas en suelo subacuático, pero con tallo y hojas aéreos, y plantas de medios húmedos o acuáticos parcialmente sumergidas.

Juncos y otras plantas acuáticas

Terriherbosa:

Formaciones herbáceas dependientes sólo del agua de la lluvia. Incluye las clases duriherbosa, sempervirenti-herbosa y altiherbosa.

Duriherbosa:

Herbazales de hojas duras y rígidas, con tejidos mecánicos bien desarrollados. Generalmente están formados por especies graminoides.

Pampas, estepas y sabanas

Sempervirenti-herbosa:

Praderas siempreverdes de montañas y climas templado-fríos dominadas por especies graminoides de hojas tiernas y sin reposo invernal bien definido.

Praderas de montaña

Altiherbosa:

Herbazales de meso-higrófilos de gran talla, megabórbicos (de grandes hojas), generalmente no graminoides y de climas templado-fríos.

 

Deserta se usa para aquellas formaciones con vegetación muy abierta y/o discontinua debido a la escasez de agua líquida, al efecto de la salinidad, a la movilidad del suelo o al escaso desarrollo edáfico. Se clasifican en función del factor mesológico desfavorable.

Siccideserta:

Desiertos secos y cálidos caracterizados por la excesiva sequedad del medio, bien sea de origen climático o edáfico, como la salinidad.

Desiertos y semidesiertos cálidos

Frigorideserta:

Desiertos fríos de áreas polares y de zonas de alta montaña.

Desierto fríos

Litorideserta o Litorideserta:

Desiertos litorales formados por la acción desertizante de la maresía o del hálito salino marino.

Desiertos litorales

Mobilideserta:

Desiertos debido a la falta de cohesión y la movilidad del substrato, como las dunas, los arenales, los cascajares, los campos de bloques...

Vegetación sobre suelos móviles

Rupideserta:

Petrideserta, desiertos formados por la gran cohesión del terreno y la dureza del sustrato, y saxideserta, formaciones desarrolladas sobre rocas, muros, cantiles, pedregales, etc.

Vegetación sobre rocas

Errantia comprende las formaciones principalmente integradas por plantas no vasculares y polen o espermatófitos errantes en agua, suelo o aire.

Aequerrantia:

Plancton, neuston, algas desarraigadas, etc.

 

Eslererrantia:

Edafoplancton

 

Aererrantia:

Aeroplancton

 

Clasificación de Brockmann-Jerosch & Rübel (según Rubio, 1989; Ferreras, 1999; Rivas Martínez, 2005; Alcaraz, 2008).


Clasificación de Allorge y Jonet (1937)

Allorge y Jovet propusieron en 1937 una clasificación que para muchos biogeógrafos sigue teniendo una extraordinaria validez (Ferreras, 1999). En ellas dividieron a las formaciones del planeta en los siguientes grupos:

- Bosques: intertropicales, laurifolios, esclerófilos, caducifolios tem­plados y aciculifolios.

- Formaciones arbustivas y matorrales: landas, garrigas y maquis mediterráneos, formacio­nes arbustivas subdesérticas, formaciones arbustivas alpinas y circumpolares y de las altas montañas tropicales.

- Formaciones herbáceas o praderas: praderas halófilas, mesófilas en las que incluyen praderas de llanos y de bajas montañas, praderas subalpinas... y céspedes alpinos, turberas, las estepas y las sabanas.

- Vegetación de las rocas: musgos, líquenes, etc.

- Vegetación de los suelos móviles: derrubios, dunas...

- Vegetación microscópica del suelo: bacterias, champiñones y al­gas.

- Vegetación del fondo de las aguas: diferenciando las zonas mari­nas de las aguas dulces y el caso particular de las termales.

- Agrupamientos antrópicos: ruderales y malas hierbas.
 
 

Continúa en la siguiente página con las clasificaciones fisionómicas de Elhäi (1968) y Ellenberg & Mueller-Dombois (1967, 1973)...

 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)