cabecera Página de FacebookEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.7.2. BOSQUES MEDITERRÁNEOS


Bosques de araar (Tetraclinis articulata)


El araar, la sabina mora o ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata) es el único árbol de su género que existe en la península Ibérica. Es una especie muy extendida en el norte África, aunque presenta muchas discontinuidades. Es relativamente abundante en Marruecos (sobretodo en la cordillera del Atlas, en donde llega a formar grandes bosques), Argelia y Túnez, pero escasea en Libia y en la isla de Malta (Blanco et al, 1997; wikipedia, 2015).

Aunque como atestiguan los restos arqueológicos, antiguamente el araar poseía en España un área de distribución mayor, actualmente, sólo habita de forma natural, en una pequeña región situada en la sierra de la Unión (en Murcia). Dentro de este espacio, los bosques de araar no superan las 200 hectáreas, y se concentran en pequeños grupos, situados en la Peña del Águila, el Monte de las Cenizas, la Huerta Calesa, la Cuesta de San Juan, el barranco de las Loberas, el coto de Alquerías, Escombreras, y los barrancos de Avenque y Portman (Blanco et al, 1997). También, existe una pequeña población de árboles centenarios de araar en el Parque Nacional de Doñana, que se descubrió en 1997, y que tradicionalmente ha sido considerada como introducida, aunque algunos autores como Jorge Baonza (2010), defienden que la formación podría tener un origen natural. En forma de arbusto aparece formaciones mediterráneas abiertas, y en algunos bosques del sureste de la península junto a pinos carrascos, coscojas y algarrobos (Blanco et al, 1997). Puntualmente aparece plantado en algunos parques urbanos de municipios del Levante, por ejemplo en Albatera, Alicante (wikipedia, 2015).

En general, el araar es una especie que soporta un rango de precipitaciones que van desde los 250 a los 700 mm. anuales, aunque los territorios que ocupan en España no se superan los 400 mm. anuales. Además, en África, vive en un rango altitudinal muy amplio que va desde el nivel del mar, hasta los 1.700 metros, pero en la península Ibérica se sitúa por debajo de los 370 m. (Blanco et al, 1997). Es una especie indiferente del suelo, aunque no soporta muy bien los terrenos arcillosos. En la Península se sitúa tanto en suelos esqueléticos y pedregosos, como en suelos profundos.

Morfológicamente, es un árbol pequeño, de lento crecimiento, que puede brotar de cepa hasta edades muy avanzadas (Blanco et al, 1997). Normalmente no suele superar los 7 m. de altura, aunque excepcionalmente puede llegar hasta los 16 metros. Su copa es aovada o cónica y suele estar aclarada. El tronco es recto, y la corteza está fisurada, y suele ser de color grisáceo o pardo grisáceo (wikipedia, 2015). Sus hojas y sus frutos son muy característicos, es fácil distinguirlos, como indica su nombre científico, por sus piñas cuadrivalvas (dividas en cuatro partes o valvas) y sus ramillas “articuladas”.

Los bosques de araar de la península Ibérica se sitúan en áreas muy soleadas, puesto que la especie, en esta zona, es heliófila, y necesita la luz directa del sol para brotar y crecer. Estos bosques, son formaciones muy abiertas, y en ellos, el araar domina gran parte del estrato arbóreo junto con algún ejemplar de pino carrasco (Pinus halepensis), coscoja (Quercus coccifera), algarrobo (Ceratonia siliqua), palmito (Chamaerops humilis) o acebuche (Olea europaea var. sylvestris). En el estrato arbustivo dominan, sobretodo en las áreas más expuestas al mar, las plantas de cornical (Periploca laevigata), arto (Maytenus senegalensis) y romero (Rosmarinus officinalis). Aunque en este estrato, también suelen aparecer las siguientes especies: mirto (Myrtus communis), aliaga (Calicotome intermedia), espino negro (Rhamnus lycioides), torvisco (Daphne gnidium), lentisco (Pistacia lentiscus), bolina o bollina (Genista umbellata), ajedrea (Satureja obovata), boalaga (Thymelaea hirsuta), alhucema rizada (Lavandula dentata), bayón (Osyris lanceolata), alcaparro (Capparis spinosa), esparraguera (Asparagus albus), boalaga (Thymelaea hirsuta)... Por último, en el estrato herbáceo destacan la cebada o cervero (Brachypodium retusum) y la siempreviva (Helichrysum stoechas) (Blanco et al, 1997).

Estratos

Especies

Árboles

El araar (Tetraclinis articulata) domina este estrato. Pueden aparecer ejemplares de pino carrasco (Pinus halepensis), coscoja (Quercus coccifera), algarrobo (Ceratonia siliqua), palmito (Chamaerops humilis) o acebuche (Olea europaea var. sylvestris).

Arbustos

Dominan el cornical (Periploca laevigata), el arto (Maytenus senegalensis) y el romero (Rosmarinus officinalis). También aparecen las siguientes especies: Myrtus communis, Calicotome intermedia, Rhamnus lycioides, Daphne gnidium, Pistacia lentiscus, Genista umbellata, Satureja obovata, Thymelaea hirsuta, Lavandula dentata, Osyris lanceolata, Capparis spinosa, Asparagus albus...

Hierbas

Aparece la cebada o cervero (Brachypodium retusum) y la siempreviva (Helichrysum stoechas).

Otros

Destaca el arbusto trepador aján (Clematis cirrhosa).

Principales especies de los bosques de araar de la península Ibérica (Blanco et a, 1997)

Desde tiempos prehistóricos se le ha dado al araar diferentes usos. La resina del tronco sirve para hacer lacas y barnices olorosos, y se usa en medicina, y su madera posee una gran calidad, con ella se fabrican muebles, objetos artesanos, casas... además de leña y carbón vegetal de calidad media, pero con un olor especial. Todos estos usos, han hecho que los bosques de araar del norte de África, se hayan ido transformando en matorrales (Blanco et al, 1997). Pero en la península Ibérica, su escasa distribución se debe a causas antrópicas (agricultura, urbanismo, sobrepastoreo, incendios...), pero también a factores naturales (aislamiento geográfico, cambios climáticos...).

Por todo ello, actualmente en España, esta especie y su comunidad vegetal, está protegida por la Directiva Europea HABITAT, y las poblaciones del Monte de las Cenizas y de la Peña del Águila forman parte de un espacio protegido.

 
bosque de araar
Bosque de Tetraclinis articulata en el suroeste de la Peña del Águila (en Cartagena, Murcia).
Fuente: Inventario Español de Hábitats Terrestres; Morillo et al, 2003; Alcaraz Ariza et al, 2008.
Imagen del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.
 
 
Continúa en la siguiente página con los bosques de almez...
 
 
 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)