cabecera Página de FacebookEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.7.2. BOSQUES MEDITERRÁNEOS


Sabinares (Juniperus thurifera y phoenica):


Los sabinares son formaciones de origen Cenozoico (Oligoceno y Plioceno), muy originales, y que no abundan en Europa (Blanco et al, 1997). En la península ibérica aparecen dos especies: las sabinas albares (Juniperus thurifera) y las sabinas negrales (Juniperus phoenica).

Los sabinares albares (Juniperus thurifera) tienen un mayor territorio respecto a los sabinares negrales. Se distribuyen principalmente en áreas de clima continental, en el este de Castilla León, en algunas solanas de la cordillera Cantábrica, en el centro y sur de Aragón (en Monegros, en la depresión del Ebro...), en Castilla La Mancha, en Andalucía... (Ferreras, 1987; MFE50, 1997-2006). Además, en concreto, destacan los sabinares de Calatañazor, Chaorna, Judes y Medinaceli (en Soria), los bosques de la comarca de Luna, al norte de Cistierna (León), los sabinares de Maranchón (Guadalajara), de Albarracín (Teruel), de algunos puntos de la provincia de Cuenca, de Nerpio (Albacete)... (Ferreras, 1987; Rubio, 1989; Blanco et al, 1997). Fuera de la península Ibérica, existen sabinares en algunos puntos de los Alpes, en el norte de los Pirineos, en Córcega, y en el norte de África, sobretodo en Marruecos y en Argelia (Blanco et al, 1997).

Sabina de gran tamaño
Ejemplar de sabina albar de gran tamaño, con una edad aprox. de unos 300 o 400 años.
Se encuentra en el sabinar centenario de Calatañazor (Soria). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.

Las sabinas  albares son árboles muy resistentes, con un sistema radical muy potente y con una alta amplitud ecológica (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997). En España viven entre los 140 m. sobre el nivel del mar (por ejemplo en la sierra de Monegrillo, en Zaragoza) y los 1.800 metros de altitud (que alcanza en la sierra de Albarracín, Teruel), aunque en Marruecos llegan a situarse en torno a los 2.600 o 3.000 m (Blanco et al, 1997). Son árboles heliófilos, y soportan temperaturas que van desde los -25ºC a los 40ºC, heladas fuertes y sequías duraderas. Crecen sobre muchos tipos de suelos (suelos pedregosos, sobre gneises, granitos, pizarras, rañas, suelos calcáreos, lapiaces...), aunque en la península Ibérica suelen aparecer sobre cambisoles cálcicos (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997).

Pero, a pesar de su alta capacidad de adaptación, la sabina albar es una especie de crecimiento lento (tan sólo crece de 1 a 3 mm. de diámetro al año, según Blanco et al, 1997), es muy continental (no se acerca a menos de 50 Km. de la costa), es excesivamente heliófila (necesita espacios luminosos para desarrollarse) y debe competir con muchas especies arbóreas (otras sabinas, pinos, encinas, robles...) por ello, su hábitat es reducido, y ha tenido que refugiarse en las áreas que son desfavorables para las especies con las que compite (Ruiz de la Torre, 1971; Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997).

Las sabinas albares pueden alcanzar los 20 metros de altura (aunque normalmente mide entre 4 y 8 metros), y suelen tener forma cónica cuando son jóvenes, aunque cuando son adultas, presentan formas muy variadas (tubulares, achaparradas, asimétricas, piramidales...) debido a las podas realizadas por el ser humano o por el ganado, y a la propia estructura del árbol (Blanco et al, 1997).

Varias sabinas con diferentes formas
Varias sabinas albares con diferentes formas.
Ejemplares del sabinar de Calatañazor (Soria). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.
(Hacer click para ver las imágenes a mayor resolución)

La corteza de estos árboles suele ser de color grisáceo y siempre aparece estriada longitudinalmente, de manera similar a los enebros. Sus hojas son escuamiformes, de color verde oscuro y se disponen unas en frente de otras formando ángulos de 90º en cada nudo. Los sabinas hembras presentan unos frutos carnosos de aproximadamente 1 cm. de diámetro, de color verde claro, cuando son jóvenes, y de color negro o morado cuando están maduros (Blanco et al, 1997).

hojas y tronco de sabinas albares
A la izquierda, aparecen imágenes de hojas y frutos (izq. abajo); y a la derecha se ven dos
fotografías mostrando el tronco de la sabina albar. Fotografías de Alberto Díaz, 2015.

En general los bosques puros de sabina tienen una estructura clara y abierta, poco densa. De hecho, normalmente, las copas de los árboles no se tocan entre sí. En Calatañazor y en Abejar (en Soria), existen sabinares muy densos (con 150 a 200 árboles por hectárea), pero son casos aislados, es mucho más habitual encontrar sabinares poco densos (con 15 o 30 sabinas por hectárea) en donde los árboles están muy separados debido a causas naturales (clima, aprovechamiento hídrico, tipo de suelo) y/o humanas (actividad ganadera, fuegos...) (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997).

Por otro lado, las sabinas albares también aparecen en dehesas, en bosques mixtos con enebros comunes (con los que forma la asociación Juniperetum hemisphaerico-thuriferae), o en bosques junto con enebros de la miera, sabinas negrales, encinas, quejigos o con distintos tipos de pinos, aunque estos bosques mixtos sólo suelen surgir en áreas de contacto entre dos formaciones.

asoacionsabina
Es muy común que la sabina albar (Juniperus thurifera) aparezca junto con el enebro
común (Juniperus communis subsp hemisphaaerica) formando la asociación 
Juniperetum hemisphaerico-thuriferae.
Hoces del Duratón (Sepúlveda, Segovia).
Fotografía de Alberto Díaz San Andrés, 2007.

Por lo general, tanto en los sabinares puros como en los mixtos, al ser formaciones abiertas, permiten el desarrollo de unos estratos arbustivos, subarbustivos, y sobretodo herbáceos, bastante desarrollados. En ellos suele haber un estrato arbóreo casi monoespecífico formado por sabinas (Juniperus thurifera) de más de 4 metros, que a veces, puede estar acompañado por ejemplares sueltos de encinas (Quercus ilex), quejigos (Quercus faginea) o pinos (Pinus nigra). Además, suele haber un estrato subarbóreo compuesto por arbolillos y arbustos de alrededor de un metro. En este estrato, el principal acompañante de la sabina es el enebro común (Juniperus communis subsp. hemisphaerica), pero también puede haber sabinas negrales (Juniperus phoenicea) y enebros de la miera (Juniperus oxycedrus). En estos bosques también aparece un estrato arbustivo variado de unos 50 cm. de altura, y un estrato herbáceo muy rico de unos 12 cm., formado principalmente por hemicriptófitos y terófitos (Blanco et al, 1997).

Estratos

Especies

Árboles

El estrato arbóreo suele ser monoespecífico y en él domina la sabina (Juniperus thurifera), pero en áreas de intersección con otras formaciones, se forman bosques mixtos con enebros (Juniperus communis y J. oxycedrus), sabinas negrales, encinas (Quercus ilex subsp. ballota), quejigos (Quercus faginea) o con pinos (Pinus nigra, P. sylvestris, P. halepensis, P. pinaster...).

Arbustos

Son comunes: agracejo (Berberis vulgaris), rosas (Rosa spp.), espino (Rhamnus saxatilis), romero (Rosmarinus officinalis), aulagas (Genista scorpius, G. rigidissima), salvia (Salvia lavandulifolia), lavanda (Lavandula latifolia), tomillos (Thymus spp.), falso poleo (Teucrium polium), guillomo (Amelanchier ovalis), arizo o asiento de monja (Erinacea anthyllis), gayuba o uva de oso (Arctostaphylos uva-ursi)...

Hierbas

Teucrium capitatum, Artemisia pedemontana, Koeleria vallesiana, festucas (Festuca hystrix, F. rubra, F. indigesta...), Dactylis glomerata, Avenula bromoides, Poa ligulata, Achillea odorata, Phlomis lychnitis... además de numerosas especies de los géneros Bromus, Silene, Scabiosa, Briza, Crupina...

Otros

Líquenes, musgos, hongos...

Especies características de los sabinares albares (Ferreras, 1987; Rubio, 1989; Blanco et al, 1997).

 
 
Continúa en la siguiente página con los tipos de sabinares albares de la península Ibérica....
 
 
 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)
 
 
hojas de sabina albar Detalle de la hoja de la sabina albar Fruto maduro de la sabina albar Tronco de sabina con líquenes Tronco de sabina Sabina albar dividida en tres partes Sabina albar con dos troncos principales Sabina albar con una forma muy peculiar Sabina albar de gran tamaño Sabina albar redondeada Sabina asimétrica Sabina albar tumbada