cabecera Página de FacebookEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.7.1. BOSQUES EUROSIBERIANOS


Angiospermas marcescentes

Bosques de quejigos (Quercus faginea):


El quejigo (Quercus faginea), es un roble marcescente del clima mediterráneo y atlántico que se distribuye por la península Ibérica y por el norte de África, en Marruecos, Argelia y Túnez (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997). Los quejigares forman los bosques caducifolios (o marcescentes según algunos autores) más marcadamente mediterráneos, son los árboles con mayor afinidad con los bosques esclerófilos perennifolios (Ferreras, 1987), y además poseen un sotobosque con especies muy mediterráneas (Blanco et al, 1997). De hecho, los quejigos, mantienen gran parte de las hojas en el árbol durante el invierno, aunque secas, y no se despojan de ellas hasta la primavera (Ferreras, 1987).

Estos árboles, debido a su gran área de distribución, reciben diferentes nombres populares, en Andalucía suele llamarse quejigo, en algunas partes de Castilla, se le denomina roble encinero, enciniego o carrasqueño, en la Alcarria y en el Sistema Ibérico, se le conoce como rebollo, en Cataluña, roure de fulla petita (roble de hoja pequeña), en Valencia galler... (Ferreras, 1987).

Los quejigos tienden a ocupar áreas del interior de la península y laderas de  montaña (a altitudes medias, de 500 a 1.900 metros), y se aleja de ríos o valles como el del Guadalquivir o el Ebro (Blanco et al, 1997). Es una especie muy resistente, aguanta el frío, el calor, la sequedad y los contrastes climáticos (Ferreras, 1987). Habitan áreas preferentemente calíceas, o al menos ricas en bases (Ferreras, 1987). Son árboles creadores de suelos y son capaces de desarrollarse en muchos terrenos, aunque prefieren suelos profundos y ricos en nutrientes (Blanco et al, 1997). En áreas ácidas se sitúan sobretodo en tierras pardas, y en áreas básicas suelen situarse en los suelos pardos calizos (Blanco et al, 1997).

Los quejigos suelen tener un tamaño medio que pocas veces supera los 20 o 25 metros. Su copa es amplia, subesférica y no demasiado densa. El tronco suele estar derecho y su corteza es de color grisáceo o parda (Blanco et al, 1997). Las hojas son pequeñas, de 3 a 11 cm., y muestran formas variadas (aunque suelen ser elípticas). En ambientes mediterráneos, a veces adquieren un aspecto espinoso, en otras áreas, las hojas tienen bordes lobulados.

Para diferenciarlo del resto de robles de España se recomienda usar esta guía de robles y pinos pdf.

 
hojas y tronco de quejigos
Detalle de las hojas y el tronco de los quejigos. Fotografía de Alberto Díaz, 2015.
(Hacer click en las imágenes para ver en grande)
 
Es muy habitual que en los robles, y en particular en los quejigos, aparezcan agallas o gállaras, unas bolas del tamaño de una nuez, de color marrón y con unos pinchitos o piquitos alrededor. Estas agallas no deben confundirse con los frutos del árbol (las bellotas), en realidad son una especie de tumores producidos por la picadura de un insecto de la familia Cynipidae, que introduce sus huevos en los brotes jóvenes (wikipedia, 2016).
 
agallas en quejigos
Detalle de dos agallas en distintas fases de desarrollo.
Quejigar de Barriopedro (Guadalajara, España). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.
(Hacer click en las imágenes para ver a mayor tamaño)
 

La composición florística de los quejigares suele ser muy heterogénea y pluriestratificada (con árboles, arbustos, hierbas, lianas y epifitos), aunque varía mucho en función de si se encuentran formando bosques puros o mixtos, con pinos, sabinas, tejos, fresnos, arces u otros robles (alcornoques, melojos, rebollos, encinas...). Además, el sotobosque también depende de la subespecie dominante, y del ambiente y el área geográfica en el que se encuentren. En el libro de Los Bosques Ibéricos (Blanco et al, 1997), los bosques de quejigos se clasifican en tres grupos:

- Quejigares centro-orientales: son los más típicos y característicos de la península Ibérica, se encuentran en el centro y en el noreste, entre los 500 y los 1.500 metros de altitud. Debido a su gran extensión, este tipo de quejigares, aunque son muy parecidos entre sí, muestran algunas diferencias entre unas regiones y otras. En Cataluña y en la Comunidad Valenciana, los quejigares son más complejos y más ricos en especies. En la parte oriental, los quejigos dominan el bosque, mientras que en La Alcarria y en el sur del Sistema Ibérico, están mucho más mezclados con encinas. En Euskadi y Cantabria, las masas de quejigos son más pequeñas, y menos densas y frecuentes (Blanco et al, 1997).

quejigar
Árboles de quejigos con un quejigar al fondo.
Imagen tomada en el entorno de Cívica (Guadalajara, España). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.

- Quejigares béticos: se distribuyen por las sierras Béticas, en donde llegan a alcanzar los 1.900 metros de altitud, sobretodo en las partes más umbrías. En estos quejigares las especies acompañantes son principalmente calcícolas, y entre ellas hay varios endemismos. A pesar de su valor, los quejigos en Andalucía han reducido mucho su extensión original debido a la presión del ser humano (Blanco et al, 1997).

- Quejigares lusitanos: aparecen en la parte suroccidental de Portugal y Andalucía, desde el nivel del mar, hasta los 700 m., o como mucho hasta los 1.000 m. de altitud y en ellos, domina la subespecie de quejigo Quercus faginea subsp. broteroi. Son masas muy reducidas por el ser humano, que han sido taladas o transformadas en terrenos agrícolas. En este área quedan pocos bosques de quejigo bien conservados (Blanco et al, 1997).

Aun así, en general, la vegetación en los quejigares esta bien repartida en los tres estratos: árboles, arbustos y hierbas. En el estrato arbóreo, destaca el quejigo (Quercus faginea), y como es capaz de rebrotar de cepa o de raíz, alrededor de cada árbol, suele haber pequeños quejigos en forma de matorrales rastreros (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997). Aunque puede formar masas puras, suele estar acompañado de otras especies arbóreas: encinas (Quercus ilex), otro robles (Quercus spp.), pinos (Pinus spp.), arces (Acer monspesulanum y A. granatense), fresnos (Fraxinus excelsior)...

Los estratos arbustivo y herbáceo son muy variados y ricos en especies, son similares al de los encinares y los alcornocales. Suelen dominar especies con carácter mediterráneo, las especies eurosiberianas o subatlánticas tienden a estar en minoría (Blanco et al, 1997). Entre los arbustos más comunes destacan: boj (Buxus sempervirens), majuelo (Crataegus monogyna), guillomo (Amelanchier ovalis), espinos (Rhamus saxatilis, R. infectoria, R. alpina), endrinos (Prunus spinosa), agracejos (Berberis vulgaris, B. hispanica), zarzamoras (Rubus spp.), aulaga (Genista scorpius), espliego (Lavandula latifolia)... Entre las hierbas, suelen ser comunes el eléboro fétido (Helleborus foetidus), la hierba de la trinidad (Hepatica nobilis), la peonía o rosa albardera (Paeonia officinalis), las orquídeas, las violetas... (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997). Las lianas (rubia, nueza negra, madreselva...), los líquenes, los musgos y los helechos, son comunes en los quejigares, aunque escasean en los ambientes más secos (Blanco et al, 1997).

arboles de quejigos
Árboles de quejigos junto con su sotobosque.
Quejigar de Barriopedro (Guadalajara, España). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.
 

Estratos

Especies

Árboles

El quejigo (Quercus faginea) puede dominar o puede aparecer mezclados con arces (Acer monspesulanum y A. granatense), fresnos (Fraxinus excelsior), pinos, robles, encinas, sabinas...

Arbustos

Arbustos grandes: Boj (Buxus sempervirens), majuelo (Crataegus monogyna), guillomo (Amelanchier ovalis), espinos (Rhamus saxatilis, R. infectoria, R. alpina), endrinos (Prunus spinosa), agracejos (Berberis vulgaris, B. hispanica), aligustres (Ligustrum vulgare), brezos (Erica spp...), zarzamoras (Rubus spp.), rosas silvestres (Rosa spp.)...

Arbustos pequeños:
aulaga (Genista scorpius), espliego (Lavandula latifolia)...

Hierbas

Eléboro fétido (Helleborus foetidus), hierba de la trinidad (Hepatica nobilis), peonía o rosa albardera (Paeonia officinalis), orquídeas (Cephalanthera rubra, C. damasonium...), violetas...

Otros

Suele haber algunas lianas (rubia, hiedra, nueza negra, madreselva...), helechos, líquenes, musgos, hongos...

Principales especies de los quejigares (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997).

A pesar de que el ser humano haya deforestado este árbol y haya sustituido su territorio por tierras de labor, pastizales, matorrales o bosques de otras especies (pinos, encinas...), y a pesar de la competencia con otras especies, todavía esta presente en casi toda la península Ibérica, y sólo falta en las islas Baleares (en Mallorca su presencia es testimonial) y en Galicia (Ferreras, 1987; Blanco et al, 1997). En general, ocupa sobretodo áreas húmedas y cálidas de ambas mesetas, pero su presencia disminuye en el litoral mediterráneo, en la franja eurosiberiana y en los valles del Ebro y el Guadalquivir (Blanco et al, 1997).

Los mejores bosques de quejigos se encuentran (según Ferreras, 1987; Rubio, 1989; y Blanco et al, 1997) en Liébana y Campoo (Cantabria), en el noreste de Álava, en el municipio de Urzainqui (Navarra), en Vilella, Rebolledo de la Torre y en el valle de Mena (en Burgos), en la Dehesa de los Crespos (Almazán, Soria), en el municipio de Berlanga de Duero (Soria), en Torrecuadrada de los Valles (Guadalajara), en el LIC de los Quejigares de Barriopedro y Brihuega (Guadalajara), en la Sierra de Altomira (Guadalajara y Cuenca), en el páramo de Caracenilla (Cuenca), en Cabañeros (Ciudad Real), en los Chorros del Mundo (Sierra del Calar, Albacete), en el barranco dels Horts (Ares del Maestre, Castellón), en la Sierra de Martés (Valencia), en el Carrascal de Alcoy (Parque Natural de la Font Roja, Alicante), en la Sierra de Cazorla (Jaén), en la Serranía de Ronda (Málaga), la Sierra de Arrábida (Portugal), la Mata de Roda (en el Vale de Nogueiras, Portugal)...


A continuación se muestran dos imágenes, una fotografía, a modo de ejemplo, del bosque de quejigos de Barriopedro y Brihuega, y una fotografía área de la zona.

quejigos jóvenes
Quejigar en el entorno de Cívica (Guadalajara, España). Fotografía de Alberto Díaz, 2015.
 
quejigar
Quejigares de Barriopedro y Brihuega (Guadalajara). Fuente: MFE50 Hoja de Guadalajara.
Imagen del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.
 
 
Continúa en la siguiente página con los bosques de robles pubescentes...
 
 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)
 
 
hojas de quejigo hojas de quejigo tronco de quejigo agalla agallas