cabecera Página de FacebookEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.7.1. BOSQUES EUROSIBERIANOS


Bosques de pinos albares (Pinus sylvestris):


Aunque los fósiles más antiguos de Pinus sylvestris son del Plioceno, presenta características arcaicas (tipo de cotiledones, tamaño de la piña, morfología del polen, disposición de los canales resiníferos en la hoja...) que hacen pensar que su origen es muy anterior (Blanco et al, 1997). Posiblemente surgió en el macizo Central Francés o en el sudeste de Siberia (Blanco et al, 1997), y desde allí comenzó a extenderse por toda Europa. En la actualidad, el pino albar o silvestre (Pinus sylvestris) tiene una gran área de distribución que va desde Escandinavia hasta sierra Nevada (España), y desde la costa atlántica hasta los montes Urales (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997).

En la península Ibérica aparece ampliamente tanto en la región eurosiberiana como en la región mediterránea (por ello, se describen aparte en los bosques de pino albar de la región mediterránea). Para diferenciarlo del resto de los pinos de España se recomienda usar esta guía de pinos y robles de la península Ibérica pdf.

El pino silvestre o pino albar (Pinus sylvestris) es un árbol muy resistente y ubiquista, por lo que posee una gran amplitud ecológica. Es el árbol con el área de distribución más amplio de Europa (Blanco et al, 1997). Los bosques más grandes, se encuentran en Alemania, Polonia, Rusia y Siberia. En la península Ibérica, se encuentra en el piso montano de los Pirineos centrales y orientales, y en el sistema Central (principalmente), entre los 1.000 y 1.700 metros de altitud. Nace sobre sustratos muy variados: yesos, suelos turbosos, suelos desarrollados o poco desarrollados, suelos calcáreos... aunque prefieren los suelos ácidos. Los pinos silvestres están presentes en muchos hábitats y soportan vientos fuertes, sequías y largas heladas. Este tipo de pinos viven en la península Ibérica en áreas soleadas (son árboles heliófilos), con temperaturas frías o muy frías, en donde las precipitaciones son superiores a los 600 mm. anuales, y en donde llueve más de 200 mm. en verano (Blanco et al, 1997).

Los árboles de pino albar tienen forma cónico-piramidal (cuando son jóvenes) o asimétrica (cuando son adultos), un tronco recto y muy desarrollado, y una altura de unos 30-40 metros. Una característica peculiar de este tipo de pinos es su tronco, puesto que aunque su corteza es grisácea, en algunas partes tiene un color anaranjado o salmón. Las hojas son aciculares, cortas (de 3 a 6 cm.), delgadas, rígidas y se insertan en grupos dos en dos. Las piñas también son pequeñas (de 3 a 5 cm.) y tienen un saliente (una apófisis) aplanada, a diferencia del pino negro que posee un saliente con forma de gancho. El sistema radical del pino albar es muy potente y consigue anclar al árbol al suelo de manera muy eficaz (Blanco et al, 1997).

Los bosques de pinos albares son muy variados, pueden ser densos (como los pinares con musgos sobre suelos húmedos y profundos) o abiertos (como los pinares situados sobre suelos poco desarrollados o los pinares xerófilos). Pueden aparecer solos, formando bosques casi monoespecíficos, con otros pinos (pinos negros, pinos negrales...), o con otros tipos de árboles, como hayas, robles, abetos, álamos o abedules (Blanco et al, 1997).

Los pinares de pino albar presentan un sotobosque muy variado (con boj, enebros...) y pluriestratificado con árboles, arbustos, matorrales y hierbas (Blanco et al, 1997). El sotobosque depende de la densidad de pinos, aunque, dado que las hojas de pino silvestre son cortas y menos densas que en otras especies de pinos, permiten pasar algo de luz a los estratos inferiores y suelen aparecer ciertas especies de arbustos. En los pinares más húmedos las especies acompañantes más comunes son las matas de boj (Buxus sempervirens), madreselvas (Lonicera xylosteum), algunos ejemplares de rosas silvestres, enebros, Viburnum lantana...; mientras que en los bosques de pino silvestre más secos aún aparecen matas de boj aunque son más comunes otras especies, tales como Genista florida, Coronilla emerus, Cytisus sessilifolius, C. scoparius, Ligustrum vulgare...

El estrato herbáceo y muscinal, sobretodo en áreas muy húmedas, presenta una cobertura de cercana al 100% y está representado principalmente por musgos, aunque también suelen aparecer varias especies de plantas adaptadas a la sombra y a los medios pobres, como por ejemplo: Deschampsia flexuosa, Veronica officinalis, Fragaria vesca, Oxalis acetosella... En áreas menos húmedas la cobertura de las hierbas es menor y suelen surgir plantas adaptadas a ambientes más cálidos, como por ejemplo: Ononis natrix, Lavandula angustifolia, Prunella grandifolia...(Blanco et al, 1997).

 

Estrato

Especies

Árboles

El pino silvestre puede aparecer solo o acompañado con pino negro, pino negral, hayas, abetos, álamos, abedules, avellanos...

Arbustos

Pinares más umbrófilos
Boj (Buxus sempervirens), Calluna vulgaris, rosas silvestres, enebros, Viburnum lantana...

Pinares más xéricos
Boj (Buxus sempervirens), Genista florida, Coronilla emerus, Cytisus sessilifolius, C. scoparius, Ligustrum vulgare, Prunus spinosa...

Hierbas

Deschampsia flexuosa, Veronica officinalis, Fragaria vesca, Oxalis acetosella, Galium vernum, Anemone hepatica...

Ononis natrix, Lavandula angustifolia, Prunella grandifolia, Dianthus monspessulanum...

Otros

Varios tipos de musgos, helechos y trepadoras como las madreselvas (Lonicera xylosteum).

Principales especies de los bosques de pino albar (Blanco et al, 1997).


En general, esta clase de pinos ha sido muy empleada por el ser humano para repoblaciones (desde el siglo XVIII) y para su aprovechamiento maderero debido a que crece rápidamente y porque posee un tronco principal muy largo, duro y recto, que es muy útil en ebanisteria.

En la península Ibérica, se calcula que sólo el 35% de la superficie ocupada por pinos silvestres son bosques artificiales (Blanco et al, 1997). Aun así, se pueden ver grandes bosques naturales de pino albar en los pinares de Lillo (León), Velilla del río Carrión (Palencia); en los Pirineos, en Huesca y Lleida, en donde se encuentran los mejores bosques, en el valle del Roncal (Navarra), en la Sierra del Cadí (Lleida), en el Valle de Arán (Lleida)...; en el sistema Ibérico, en el sistema Central y en algunas sierras orientales de Andalucía (ver bosques de pino albar de la región mediterránea enlazar). (Blanco et al, 1997).

Como complemento a continuación se muestra una fotografía aérea de un bosque de pino albar del valle de Ordesa:

 
pino albar
Pinares de pino albar en el valle de Ordesa (Huesca).
Fuente: MF50 Hoja de Huesca; Benito (2005).
Imagen del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.
 
 
Continúa en la siguiente página con los bosques de tejos...
 
 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)