cabecera Página de FacebookEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 10.

GEOBOTÁNICA

 

10.7.1. BOSQUES EUROSIBERIANOS


Bosques de coníferas (Abetales, pinares y tejedas)

Bosques de abetos (Abies alba):


Aunque dentro del planeta, a altas latitudes, los abetos forman masas boscosas densas, casi monoespecíficas, y muy extensas, en las latitudes medias quedan reducidos (debido a las variaciones climáticas y a la acción del ser humano) a formaciones más pequeñas situadas principalmente en áreas montañosas a gran altitud (Blanco, et al, 1997).

En la península ibérica, existen tan sólo dos especies de abetos: el abeto común (Abies alba) en el norte y el abeto pinsapo o simplemente pinsapo (Abies pinsapo) en el sur, en la región mediterránea.

Los abetales de Abies alba suelen aparecer formando masas monoespecíficas o mezclados con otros árboles, principalmente con hayas (Fagus sylvatica), aunque también con robles (Quercus sp) o pinos negros (Pinus uncinata). Aparecen en bosques densos principalmente, dentro del piso montano o altimontano (Ferreras et al, 1987; Blanco, et al, 1997). Siempre se sitúan en áreas con una alta humedad ambiental (por encima de los 1.000 mm. anuales, no soporta periodos de sequía) y con temperaturas muy frías, en torno a los 700 y 2.000 metros de altitud (Ferreras et al, 1987; Blanco, et al, 1997; Wikipedia, 2013). Además, el abeto blanco está adaptado a la nieve y puede vivir prácticamente sobre cualquier tipo de sustrato, en terrenos básicos, ácidos y neutros, aunque prefiere suelos profundos y frescos (Blanco et al, 1997).

Los árboles de abeto blanco se determinan por sus hojas, las acículas, que se disponen de una en una y de manera helicoidal en las ramas, y por sus piñas que son de color marrón y tienen forma cilíndrica. Los abetos, suelen presentar una gran altitud, hasta 45 metros, suelen tener forma cónica o piramidal, y una ramificación abundante y densa (Blanco et al, 1997).

detalle hoja de abeto
Detalle de la hoja del abeto. Fotografía de Alberto Díaz, 2011.

Los bosques más o menos puros de abetos o pinabetes se caracterizan porque aparecen en áreas con temperaturas muy bajas y una humedad alta, porque se sitúan en altas altitudes, y porque están formados por un estrato arbóreo en donde dominan los abetos. Estos bosques monoespecíficos suelen situarse entre los 1.200 y los 2.000 m. Su superficie suele estar recubierta por acículas de abeto que tienden a acidificar el suelo, por lo que en el estrato arbustivo (que depende de la densidad del abetal) suelen aparecer diversas especies, generalmente acidófilas, como el arándano. Además, dado que las copas de los abetos producen una sombra muy densa, también suelen aparecer especies adaptadas a la falta de luz como Luzula sylvatica, Sanicula europea, Hieracium murorum... Aún así los sotobosques de los abetales normalmente son pobres en especies (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997).

abetos Bossot
Bosque de abetos en Bossot, en el Valle de Arán en Lérida.
Fotografía de Alberto Díaz, 2012.

En algunas áreas, hay bosques muy complejos y productivos, con dominancia compartida de abetos (Abies alba) y hayas (Fagus sylvatica), hayedales-abetales, en donde ambas especies conviven en armonía y se complementan gracias a que las dos especies poseen sistemas foliares y radicales diferentes (Blanco et al, 1997). Estos bosques, que suelen aparecer entre los 1.000 y 1.700 metros de altitud, son ricos en especies, puesto que aunque los abetos y las hayas dominan el espacio, también suele haber algunos fresnos, tejos, arces, serbales, olmos, avellanos... y a veces, pequeñas masas de pinos silvestres. En estos bosques, los abetos suelen sobresalir por encima de las copas de las hayas, puesto que estos suelen ser más altos que las hayas (Blanco et al, 1997). El estrato herbáceo de los hayedales-abetales suele ser similar al de los hayedos y en ellos aparecen especies como Galium odoratum, Cardaminopsis heptaphylla, Melica uniflora, Prenanthes purpurea... (Blanco et al, 1997).

abetos y hayas
Bosque mixto de abetos y hayas en la serra de Molar Gran (Lleida).
Fotografía de Alberto Díaz, 2012.

De manera general se pueden ver las diferencias en la composición de los bosques puros de abetos y los bosques mixtos de abetos y hayas.

 

Bosques puros de abetos

Bosques mixtos de abetos y hayas

Árboles

Abeto (Abies alba), haya (Fagus sylvatica), roble peciolado (Quercus petraea), acebo (Ilex aquifolium), abedul (Betula spp.)...

Fresnos (Fraxinus excelsior), haya (Fagus sylvatica), tejos (Taxus baccata), arces (Acer sp.), olmos (Ulmus sp.)...

Árboles comunes: serbal de cazadores (Sorbus aucuparia), avellano (Corylus avellana)...

Arbustos

Aparecen plantas acidófilas como arándano (Vaccinium myrtillus), heno (Deschampsia flexuosa), Veronica officinalis, Galium rotundifolium...; plantas nemorales como Luzula sylvatica, Luzula pilosa, Luzula sylvatica, Sanicula europea, Hieracium murorum, Hepatica nobilis, Asperula odorata... y otras especies como zarzamora (Rubus sp.), grosellero (Ribes petreum), madreselvas (Lonicera nigra), boj (Buxus sempervirens), Helleborus occidentalis, Asperula odorata...

Hierbas

Orquídeas, pírolas, festucas (Festuca spp.)...

Galium odoratum, Cardaminopsis heptaphylla, Melica uniflora, Prenanthes purpurea, Isopyrum thalicetroides, Hordelymus europaeus...

Otros

Musgos, helechos...

Principales especies de los abetales (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997).

El abeto (Abies alba) tiene una amplia distribución en las montañas del centro y el sur de Europa, en los Alpes, en la región del Jura, en los Cárpatos, en la Selva Negra de Alemania, en los Apeninos... (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997). En España se sitúa en los Pirineos, desde Irati, en Navarra, hasta el Macizo del Montseny, en Barcelona, generalmente mezclado con hayas (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997). En solitario sólo se encuentra en el área central y oriental de los Pirineos, principalmente en la parte norte, en Francia. En la península Ibérica destacan los abetales de algunos puntos del Valle de Ribes, en el Ripollés, en Gerona, y en la Sierra del Cadí, en Lérida (Blanco et al, 1997).

Las formaciones más interesantes se encuentran en el Valle de Arán, en Lérida, en donde concretamente destaca el abetal de Baricauba; y en algunos puntos del Alto Pallars (Ferreras et al, 1987; Blanco et al, 1997).

A continuación se muestran algunos ejemplos de abetales vistos desde la persepectiva de la fotografía aérea:

abetal
Abetal en el norte de la Serra deth Montlude en el municipio de Les (Lleida, Cataluña).
Imagen del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.
 
abetalhayal
Hayedal-abetal en el bosque de Aztaparreta, al norte del
monte Txamantxoia, en el Valle de Bellagua, en Navarra.
Imagen del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.
 
 
Continúa en la siguiente página con los pinares eurosiberianos...
 
 
biogeografia.netau.net

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)