cabecera Facebook de BiogeografíaEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

FOTOGRAFÍA AÉREA

FOTOINTERPRETACIÓN (MANUAL DE FOTOINTERPRETACIÓN)
 

Fotointerpretar es, básicamente, identificar los diferentes objetos que aparecen en una fotografía aérea, examinar la imagen con el fin de extraer toda la información posible. También, definir e identificar todos los elementos naturales (bosques, elementos geológicos, ríos, lagunas...) y los elementos humanos (edificios, carreteras, senderos...) de la foto.

Es una técnica que requiere mucha práctica, experiencia y muchos conocimientos (de geología, botánica, arquitectura, urbanismo...), y a veces es necesario visitar el lugar in situ para poder identificar todos los elementos de la fotografía o consultar mapas o bibliografía del territorio.

Al fotointerpretar es importante tener en cuenta las siguientes características de los elementos que aparecen en la fotografía:

-Tamaño: es una de las características más útiles para la identificación de los elementos de una fotografía, y puede ser el factor decisivo para distinguir objetos con formas similares (por ejemplo, entre una carretera y una autopista la diferencia fundamental es el tamaño).

Todos los elementos se identifican comparando los tamaños de cada uno de ellos. A veces, para identificar ciertos elementos es necesario medirlos teniendo en cuenta la escala, por ejemplo, para distinguir entre unos olivos y unas vides, o entre unos árboles y unos matorrales, se puede medir el diámetro de las especies. En bosques con características semejantes es necesario observar la altura de los árboles (a través de las sombras) para identificar la edad y el estado de desarrollo de las masas boscosas.

- Forma: es la característica que mejor explica la clasificación de objetos dentro de ciertos parámetros, esto se debe a que las formas observadas en la fotografía aérea se pueden relacionar directamente con las formas de los objetos que estamos acostumbrados a percibir.

La forma o la silueta puede ser la única y más real evidencia para la identificación de los elementos de la imagen. En general, los elementos humanos tienden a poseer figuras geométricas perfectas: líneas, cuadrados, círculos (como las carreteras, los cultivos, las casas, los barrios, los polígonos industriales...) mientras que los elementos naturales tienden a tener formas más irregulares (como los ríos, las montañas...). Por lo tanto, la forma es muy útil, puesto que rápidamente nos permite diferenciar los elementos humanos de los naturales.

- Tono y color: la variación del tono y el color es el resultado de las diferencias en las cualidades reflectantes de los objetos.

En imágenes en blanco y negro se deben observar las distintas gamas de grises que aparecen en la fotografía. En general, los campos abiertos, la nieve, las nubes, las olas, las dunas, las superficies mineras, las arenas... tienden a tener tonos claros. Las áreas con yeso, rocas calcáreas y dolomíticas, areniscas claras, arcillitas, lutitas, limolitas, margas... presentan un color grisáceo. Por otro lado, el carbón, las grauvacas oscuras, las rocas intrusivas, efusivas, básicas y ultrabásicas, la vegetación densa, las praderas, los ríos, los lagos, los céspedes (regados), los cultivos y las áreas con mucha humedad... suelen aparecen en tonos muchos más oscuros.

En las imágenes en color la fotointerpretación suele resultar más sencilla puesto que los elementos de la fotografía suelen tener un color similar a la realidad (aunque algunos elementos como lo ríos cambian ligeramente de color).

 
color
Distintas gamas de color en fotografía aérea. A: Color blanco de nieve en los Pirineos; B: Gris
de granito en Teruel; C: Marrón en tierras agrícolas en Zamora; D: Marrón oscuros de encinares
en Cuenca; E: Rojo en Montaña Roja de Tenerife; F: Verde claro de prados en La Coruña;
G: Verde en Hayedos de la Selva de Irati en Navarra; H: Azul oscuro en el embalse de San Juan
en Madrid; I: Azul claro del mar en La Coruña. Composición realizada por Irene Martín Higes.
Imágenes del PNOA © Instituto Geográfico Nacional de España.


- Textura: es otro factor clave en la fotointerpretación, representa la frecuencia de cambio de tonalidad en la fotografía. El granulado, la rugosidad, la suavidad, el lineado, el bandeado, el jaspeado, el moteado... permite diferenciar elementos que a priori parecen ser parecidos dentro de la imagen, por ejemplo, un bosque adulto presenta una textura gruesa, mientras que un bosque joven presenta una textura más fina; y una textura moteada indica diferencias de humedad, porosidad y contenido orgánico en la roca.

- Sombra: es una característica que se debe tener muy en cuenta. Proporciona una visión desde el suelo del objeto y su longitud es muy útil para determinar la altura de los objetos. Además, la sombra permite apreciar y reconocer elementos que no son observables desde el plano horizontal, por ejemplo los molinos de viento o los viaductos se identificar mejor por su sombra que por su forma.

- Entorno: muchos elementos que aparecen en la foto se deducen o se intuyen observando el entorno en el que están ubicados. Por ejemplo, algunos ríos con poco caudal no pueden verse en la fotografía, pero pueden deducirse que existen por la orografía en la que se encuadran o al ver la vegetación de ribera que los cubren o los rodea.


www.biogeografia.netau.net

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: julio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)