cabecera Facebook de BiogeografíaEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
- Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

TEMA 11.

FITOSOCIOLOGÍA.

 

11.8. ZOOSOCIOLOGÍA

 

De la misma forma que existe la ciencia de la fitosociología que estudia, en definitiva, las relaciones sociales entre las plantas, existe la zoosociología, que se ocupa de las relaciones de convivencia entre los animales. Muchas plantas suelen vivir en los mismos territorios y forman comunidades vegetales compuestas por muchas especies, de igual manera, muchos animales (insectos, peces, ranas...) ocupan territorios comunes, formando comunidades animales.

De hecho, generalmente, a cada comunidad vegetal le corresponde una comu­nidad animal particular. Por ejemplo, la comunidad de coleópteros terrícolas Oreophileto-Dendaretum, está estrechamente asociada a los bosquecillos de alerces del piso subalpino de los Alpes marítimos, y los herbazales de poseidonias (monocotiledóneas marinas) siempre están asociados a especies características como el briozoo Electra posidoniae, el crustáceo Ebalia algirica, etc. (Lacoste, 1973).

La zoosociología es una ciencia muy joven, posee una metodología definida y unos objetivos específicos pero muestra un evidente retraso respecto de su ciencia hermana, la fitosociología, debido principalmente, a las dificultades intrínsecas y obstáculos de la propia ciencia (Lacoste, 1973):

- El problema de la movilidad, tanto en el espacio como en el tiempo. Es evidente, que el trabajo de un fitosociólogo que tiene que delimitar el área y los límites de un bosque es mucho más fácil que el de un zoosociológo que tenga que definir los límites y la extensión de una comunidad de pingüinos, de insectos o de leones. El fitosociólogos estudian especies inmóviles o con una movilidad muy reducida, en cambio, los zoosociólogos deben estudiar especies capaces de moverse espacialmente (algunas unos centímetros, otras en cambio cientos de kilómetros), que corren, vuelan o nadan y por lo tanto, son difíciles de estudiar. Los animales objeto de estudio de los zoosociólogos además, cambian sus territorios en función de su estado de desarrollo (como los insectos o los anfibios), otras veces, en función de la estación del año (como las aves migratorias), otras en función de la hora del día o de la noche (como muchos depredadores que cazan en un territorio pero se refugian en otro muy distinto)... Algunas especies de insectos, como los carábidos, colonizan diferentes espacios en función de la evolución anual de la vegetación.

- La diversidad de los animales es mucho mayor. Mientras que el número de especies vegetales (aunque aproximado) no supera las 300.000 especies en todo el mundo (Lacoste, 1973; Izco, 1997), el número de especies que forman el reino Animalia es muchísimo mayor, tan sólo, el filo de los artrópodos (insectos, escorpiones, ciempiés), supera el millón de especies descritas. Este hecho, en general, obliga a la especialización estricta de cada zoólogo en un grupo determinado, lo que conlleva que normalmente el estudio de las asocia­ciones animales se centre en un grupo sistemático concreto (Lacoste, 1973).

- El número de individuos animales es muy variable, sobretodo a nivel de microfauna. El número y la densidad de las poblaciones animales es muy variable, sobretodo en algunos grupos concretos como los peces o los insectos. Algunas especies, como los abejorros o las langostas, experimentan ciclos variables (de varios años) en relación a su población. En algunos momentos, estas especies llegan a aumentar de forma brutal su número debido a fluctuaciones, fenómenos externos, razones climáticas o de competencia bio­lógica... en general, procesos difíciles de predecir.

- La rapidez de los procesos animales, es otra dificultad a tener en cuenta. Los ataques de parásitos, virus o bacterias, las invasiones de algunas especies animales... son procesos veloces y pueden tener graves consecuencias dentro de la estructura biológica de un territorio.

- La dificultad para acceder a ciertas áreas habitadas por animales. Las plantas, en general, ocupan espacios accesibles para el ser humano, salvo algunas excepciones. En cambio existen grandes espacios ocupados por animales, muy ricos en especies, pero prácticamente inaccesibles a los humanos, como por ejemplo, los fondos oceánicos o las áreas subterráneas.

Pero a pesar de todas estas dificultades o problemas, es posible describir asociaciones animales a partir de los criterios y los métodos usados en fitosociología. El método zoosociológico es similar al de las plantas, se emplean los mismos procesos y las tablas y los métodos también son parecidos.

Al igual que en el método fitosociológico se distinguen tres etapas:

- En la etapa analítica se investiga el territorio sobre el que se va a realizar el estudio, se toman los datos “in situ”, se crean los inventarios y se realizan las tablas zoosociológicas siguiendo distintos métodos y técnicas, en función del tipo de animales que se vayan a estudiar. Al igual que en el método fitosociológico se deben elegir áreas faunísticamente homogéneas y apuntar los índices de abundancia-dominancia de cada especie.

En el análisis zoosociológico generalmente se suele definir el medio de estudio: terrestre o acuático.

En el medio terrestre se suelen realizar inventarios estandarizados en recuadros (o superficies standard) en los que el área de investigación se subdivide en parcelas del mismo tamaño y se cuentan todos los indivi­duos de todas las especies de cada parcela. A veces, se usan inventarios numéricos standard en donde la referencia de estudio no es una superficie concreta sino que se define en función de un número determinado de individuos, lo que permite establecer, en porcentajes, espectros específicos de poblamiento.

En el medio acuático, la oceanografía y la limnología son las principales ciencias auxiliares para la zoosociología. En estos casos se toman muestras a partir de diversas técnicas (captura de especies, dragados de fondos, inversiones...) que permiten conocer los coeficientes de abundancia-dominancia y de sociabilidad de cada especie.

- En la etapa sintética  se comparan los datos de las tablas zoosociológicas, se agrupan las especies más características y se definen las asociaciones y las comunidades animales presentes en los inventarios.
Para determinar las relaciones zoosociológicas entre las especies y definir las distintas comunidades de animales se tienen en cuenta la fidelidad y la constancia de las especies características, y las asociaciones vegetales con las que se relacionan.

- Finalmente, en la etapa sintaxonómica  se toman las conclusiones finales y se clasifican los datos en función de las normas de la taxonomía zoosociológica.

A modo de ejemplo, se muestran dos inventarios zoosociológicos (según J. Amiet y R. Molinier) publicados en el libro de Biogeografía de Alain Lacoste y Robert Salanon (editorial Oikos-Tau, 1973):


Ejemplo de asociación animal: «Oreophileto-Dendaretum tristis», comu­nidad de coleópteros terrícolas de los bosquetes de alerces del piso subalpino de los Alpes marítimos, de 1.600 a 2.000 m (según J. Amiet).

NÚMEROS DE LOS INVENTARIOS I II III IV V VI Presencia
Conjunto característico              
 1. Especies silvícolas (= de los bosques)              
Oreophilus bicolor 18 14 27 + 12 26 V
Oreophilus morio 1 10 3 + 18 14 V
Pterostichus moestus 10 14 1 + 1   V
Pterostichus truncatus 6 + +   8 1 V
 2. Especies pratícolas (= de los prados)              
Dendarus tristis 1 1 6 + 3 4 V
Cymindis coadúnala   3 2 +   3 IV
 Especies silvícolas              
Chrysocarabus solieri +   + +   + IV
Aptinus alpinus     + +   1 III
Calathus micropterus   2     3   II
Philontus montivagus       + 3   II
Synuchus nivalis     2       I
Zyras humeralis     1       I
Othius punctulatus     1       I
Quedius paradisianus         1   I
 Especies pratícolas              
1. Mesófilas              
Calathus melanocephalus     1       I
Pcecilus coerulescens   1         I
Agonum mulleri   1         I
 2. Indiferentes o xerotermófilas              
Selatosomus ceneus   2 +     1 III
Harpalus rubripes 1           I
Ocypus fulvipennis   1         I
Asida sabulosa 1           I
 Especies silvotermófilas              
Cryptotrichus janthinus   1 2 +     III
Orinocarabus convexus   1 + +     III
Orinocarabus monticola 4   +       II
Ocypus ophtalmicus 3     +     II
X Las cifras corresponden al número de individuos recolectados.

Ejemplo de biocenosis marina: la «Neogoniolitho-Lithophylletum tortuosi», biocenosis de los acantilados batidos por el oleaje del piso mesolitoral mediterráneo, que corresponde a rebordes de algas calcáreas incrustantes (según R. Molinier, cabo Corso).

NÚMEROS DE LOS
INVENTARIOS
I II III IV V VI VII VIII

P
R
E
S
E
N
C
I
A

DIMENSIONES DE LOS
INVENTARIOS
(en cm)
20 X 20 20 X 20 50 X 50 20 X 50 20 X 200 25 X 25 25 X 25 25 X 25
NIVEL DE LOS
INVENTARIOS
(en cm)
—10 a
+20
—10 a
+10
—10 a
+25
0 a
+10
—5 a
+15
—5 a
+15
—5 a
+15
0 a
+10
RECUBRIMIENTO (en %) 100 80 90 100 100 80 100 20
PENDIENTE (en %) sub­vert sub­vert 15 40 vert. 40 10 50
                   
Características de la biocenosis
Neogoniolithon notarisii
(rodofícea)
3.4 4.5 4.5 5.5 3.4 5.5 5.5 1.4 V
Patella aspera (molusco) + +2 1.2 2.2 1.2 + 1.2   V
Lithophyllum tortuosum
(rodofícea)
  + +0.2 2.4 2.3       III
Chaematomorpha capillaris
(clorofícea)
+ +   + 2.3       III
Nemalion helminthoides
(rodofícea)
      1.2         I
                   
Características de la alianza (Neogoniolitho-Nemodermion) y del orden (Neogolitho-Nemodermetalia)
Rivularia atra (cianofícea) 1.2 2.1 2.4 2.2 2.2 + 2.1 1.1 V
Ralfsia verrucosa (feofícea) 1.4 2.4   4.4 1.3       III
Lithophyllum byssoides
(rodofícea)
4.5 3.5 2.4           II
Nemoderma tingitanum
(feofícea)
    +0.2 +0.4         I
Gastroclonium clavatum
(rodofícea)
      +         I
                   
Especies acompañantes                  
Brachydontes minimus
(molusco)
+ + +0.2           II
Vermetus cristatus (molusco)       +       1.1 II
Rivularia mesenterica
(cianofícea)
    +         1.2 II
Hyale peneri (crustáceo)     1.2 +         II
Vermetus triqueter (molusco)       +       1.1 II
Monodonta turbinata (molusco)   +       +     II
Chthamalus stellatus
(crustáceo)
          1.2     I
Patella ccerulea (molusco)               1.1 I
Patella lusitanica (molusco)           +     I
 

BIBLIOGRAFÍA DEL CAPÍTULO

 

Alcaráz Ariza, Francisco (2008). Geobotánica. Universidad de Murcia.http://www.um.es/docencia/geobotanica/teoria.html.

Blanco, E.; Casado, M. A.; Costa, M.; Escribano, R.; García, M.; Gévora, M.; Gómez, A.; Gómez, F.; Moreno, J.C.; Morla, C.; Regato, P.; Sainz, H. (1997). Los bosques ibéricos. Planeta, Barcelona.

Braun-Blanquet, J. (1915). Les Cévennes méridionales (massif de l'Aigonal). Etude phytogéographique. Geneve.

Braun-Blanquet, J. (1932). Plant sociology. McGraw-Hill, Nueva York.

Braun-Blanquet, J. (1936). "La chênaie d'yeuse méditerranéenne (Quercion ilicis)". Mém. Soc. Étude Sci. Nat. Nîmes. vol. 5, pp. 3-147.

Braun-Blanquet, J. (1979). Fitosociología, bases para el estudio de las comunidades vegetales. Blume, Madrid.

Clements, F.E. (1916). Plant Succession. An analysis of Development of Vegetation. Carnegie Inst. Washington, DC.

Clements, F.E. (1936). Nature and structure of the climax. Journal of Ecology, 24, 252-284.

Clements, F.E. (1949). Dynamics of vegetation. Hafner, New York.

Czekanowski, J (1909). Zur differentialdiagnose der neandertalgruppc. Korrespondenz-blatt deutch. Ges. Anthropol. Ethnol. Urgesch., 40: 44-47.

Czekanowski, J (1913). Zarys metod statysteznych w zastosowaniu do antropologii. Travaus de la société des Sciences de Varsovie. III. Classe des sciences mathématiques et naturelles, vol. 5.

Egler F.E. (1954). Vegetation science concepts I. Initial floristic composition. A factor in old field vegetation development. Vegetatio. 4: 412-17.

Ferreras Chasco, Casildo; Fidalgo, Concepción. (1999). Biogeografía y Edafogeografía. Síntesis, Madrid.

Ferreras Chasco, Casildo; Arozena Concepción, Ma Eugenia (1987). Guía Física de España. Volumen 2. Los bosques. Alianza Editorial, Madrid.

Lacoste, Alain; Salanon, Robert (1973). Biogeografía. Oikos-Tau, Barcelona, traducida por J. M. Camarasa de Elements de biogéographie (1973) Fernand Nathan, París.

Peinado, M; Rivas-Martínez, S (Eds.), (1987). La vegetación de España. Universidad de Alcalá de Henares, Madrid.

Rivas-Martínez, Salvador (1975). "La vegetación de la clase Quercetea ilicis en España y Portugal". Anales Inst. Bot. Cavanilles 31(2), pp. 205-259.

Rivas Martínez, Salvador (1987). Memoria del Mapa de Series de Vegetación de España. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Madrid.

Rivas Martínez, Salvador (1995). La fitosociología en España, en coord. por Loidi Arregui, Javier (1996). Simposio sobre Avances en Fitosociología, Enero de 1995, Bilbao.

Rivas Martínez, Salvador (2005). Avances en Geobotánica. Discurso de Apertura del Curso Académico de la Real Academia Nacional de Farmacia del año 2005. http://www.globalbioclimatics.org/book/ranf2005.pdf. Consultado 22 de octubre de 2011.

Rivas Martínez, Salvador; Fernández-González, Federico; Loidi, Javier; Lousã, Mario; Penas, Angel (2001). Syntaxonomical checklist of vascular plant communities of Spain and Portugal to association level. Itinera Geobotanica 14, pp. 5-341.

Tansley, Arthur (1935). The Use and Abuse of Vegetational Concepts and Terms. Zeitschrift Ecology 16 (3), julio de 1935, pp. 284-307.

Tormo Molina, Rafael (2005). Lecciones hipertextuales de botánica. Universidad de Extremadura. www.unex.es.

Weber, H.E.; Moravec, J. ; Theurillat, J. P. (2003). Código internacional de Nomenclatura Fitosociológica, traducida por Izco, J.; del Arco, M.  Servicio de Publicaciones Universidad de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, España.

Westhoff  V.  &  van  der  Maarel,  E.  (1978).  The  Braun-Blanquet  approach.  In  Whittaker,  R.H.  (ed.),  Classification  of  plant communities:287-399. Dr W. Junk Publishers, The Hague.

 

biogeografia.netau.net
 
  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: junio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)