cabecera Facebook de BiogeografíaEmail de Biogeografia
youtubegoogleplus
a
La tierra es insultada, y ofrece sus flores como respuesta (Rabindranath Tagore)
inicio
informacion

arte

google

WWW biogeografia

- Bibliografía
- Documentales
- Cine ecológico
- Revistas
- Páginas web
- Fotografía aérea
- Imágenes de satélite
Cartografía
- Sist. de Inform. Geográfica
- Servidores WMS
 
espacios naturales
Picos de Europa desde Caín (León)
a

publicidad

Canal de YouTube

sciences of the ground

 
flores
 
Licencia de Creative Commons

 

CARTOGRAFÍA

HISTORIA DE LA CARTOGRAFÍA EN ESPAÑA
 
Video de la Biblioteca Nacional España sobre la historia de la cartográfia, especialmente en España.
 

No existen mapas con anterioridad a la Edad Media en los que aparezca España, sólo algunas copias realizadas después de los mapas de Ptolomeo o de la Tabla de Peutinger.  De la Edad Media se conserva un mapa que ilustra la imagen de España, de Orosio, del siglo V, y del siglo VII destaca la el Mapamundi de San Isidoro que recoge una descripción de España y un mapa medieval de T en O.  En el siglo VIII y posteriores, destacan los mapas religiosos, Apocalipsis de San Juan, y los beatos de Santo Toribio de Liébana.

Merece una mención aparte el mapa del musulmán, Idrisi que en el siglo XII, en 1154 crea un gran mapamundi, conocido como la Tabula Rogeriana, que presenta una descripción minuciosa de la Península (y de parte de Europa, África y Asia), en el que están dibujados los principales ríos y cordilleras de la zona.

iberia idrisi
Fragmento de la Tabula Rogeriana de Al-Idrisi, Bibliotheque nationale de France (MSO Arabe 2221).
Licendia Dominio Público via Wikimedia Commons.
 

En los siglos XIII y XIV aparecen los portulanos, un tipo especial de cartas náuticas realizadas principalmente por italianos, catalanes y mallorquines, como Guillermo Soler, Macías de Viladesces, Gabriel Vallseca, Jaime Ferrer y Pedro Rosell. El primer portulano de la escuela Mallorquina, es la carta de Dulcert de 1339, en ella aparecen 162 nombres rotulados en las costas peninsulares.

Los portulanos tuvieron una gran importancia desde el siglo XIII hasta el XVI (con el descubrimiento de América) y fueron vitales en la navegación por el Mediterráneo. El más importante, es el Atlas Catalán (o Atlas de los Cresques), una gran obra realizada en 1375 por los hermanos Abrahán y Judas Cresques formada por 12 hojas de 70x50 cms que abarcan el sur de Europa, y parte de Asia y África.

En el siglo XV con el descubrimiento de América (1492) y en el sigo XVI con la expedición de Magallanes-Elcano (1519-1522) la cartografía cambió. Aunque en el siglo XVI la familia mallorquina de los Oliva continúa con la tradición de los portulanos, los cartógrafos españoles, desde la Escuela Cartográfica de Sevilla, se dedican al Nuevo Mundo y dejan de lado los trabajos de la Península Ibérica. En 1500 aparece el primer mapa en el que está representada América, el mapa de Juan de la Cosa, y más tarde, Diego Ribera y Nuño García de Toreno, publican mapas del viaje de Magallanes, y a mediados del siglo XVI, Alonso de Santacruz publica un islario con muchas islas de todo el mundo.

Hacia 1520 Fernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, intenta organizar una descripción geográfica de toda España, con un nomenclátor con indicaciones e itinerarios, pero sin apoyo cartográfico. Unos años después, entre 1568 y 1574, Felipe II ordena la confección de lo que se conoce como “las Relaciones de Felipe II”, que debían ser una descripción general de la Península. Los datos se reunieron mediante una encuesta consistente en un cuestionario con 58 preguntas relacionadas con la geografía, historia, leyes, iglesia, arqueología, aspectos sociales, producciones agrícolas, etc. y se manda a los municipios. Se hace en toda la Corona de Castilla, en total, en 18 provincias. Los datos eran recogidos por la Administración Central, y la información fue posteriormente archivada en la biblioteca del Monasterio de El Escorial. Con las respuestas del cuestionario se creó un mapa de España, de 42 hojas, a una escala de 1:350.000, se le conoce como el Atlas de El Escorial y se atribuye a Pedro de Esquivel. Además del Atlas de Esquivel, en el siglo XVI también destacan un mapa de España realizado por Pedro de Medina en 1548, y un mapa de Andalucía de Jerónimo Chaves fechado en el año 1579.

En el XVII se hace una mucha cartografía de España a nivel regional, Juan Bautista de la Habana realiza un mapa de Aragón en 1615, el primer mapa regional que emplea un sistema de triangulación, Pedro Sierra en 1620 hace un mapa de Galicia, y el portugués Pedro Teixeira publica una descripción de las costas españolas y un mapa de la ciudad de Madrid en 1656 en perspectiva caballero. A nivel estatal, en 1696, Francisco Ferrer hace un mapa general de España.

En el siglo XVIII y durante su primera mitad, la cartografía española es  pobre, los mapas que hay fueron realizados por personas extranjeras, lo que supone la existencia de muchos errores. Pero a mediados de este siglo de nuevo aparece un gran interés por la geografía, sobre todo desde la Administración.

Carte historique des Royaumes d'Espagne et Portugal.jpg
Carte historique des Royaumes d'Espagne et Portugal de Henri Abraham Chatelain, http://www.bne.es/Licendia Dominio Público via Wikimedia Commons.
 

Entre 1749 y 1753 se producen mediciones por parte de los jesuitas y se traza un mapa de 23 hojas, y entre finales del XVIII y principios del XIX, hay un geógrafo, Isidoro Antillón, que es autor de una serie de obras y que inicia un Atlas de España que no pudo finalizar por falta de fondos. En 1752, Tomás López (1730-1802) es enviado por el Marqués de la Ensenada a París para tomar información cartográfica de Francia. A su regreso en 1760 comienza a publicar un buen número de mapas provinciales, y en 1795 por encargo de Godoy, Tomás López, inicia un gran mapa de España, pero debido a su muerte no pudo ver su publicación, y tuvo que ser terminada en 1810 por sus hijos. Esta obra tiene 206 mapas regionales y otros de detalle, constituye la mejor cartografía de España hasta que en 1840 aparecen los mapas de Francisco Coello.

Por último, en el siglo XVIII cabe destacar el “Catastro de Ensenada”, un documento histórico muy importante que se inició en 1749, con fines tributarios, y en el que se realizó un cuestionario que incluía información sobre las propiedades territoriales, los edificios, el ganado, las rentas, los censos… de 15.000 lugares de la Corona de Castilla. Por otro lado, también destacan en este siglo los documentos náuticos de Vicente Tofiño (1732-1795), Derrotero de las costas de España en el Mediterráneo y África (1787) y Derrotero de las costas de España en el Océano Atlántico y de las islas Azores o Terceras, para inteligencia y uso de las cartas esféricas (1789).

 
 
Continúa en la siguiente página con la cartografía del siglo XIX en España...

 

  flecha página flecha  

 

Alberto Díaz San Andrés (2011-2016), última actualización: julio de 2016. www.biogeografia.netau.net (versión 4.0)